19 nov. 2009

Sobre la expulsión y posterior secuestro de AMINATU HAIDAR

MANIFIESTO DE “MUNDO SIN GUERRAS (CANARIAS)”

Una activista saharahui, Aminatu Haidar, ha conseguido estos días rescatar del olvido generalizado la triste realidad del viejo conflicto y las graves injusticias que padece su pueblo, hechos que hasta hace poco se encontraban sepultados bajo el peso del interés de los estados (Marruecos, Francia, Estados Unidos... pero también España) y el desinterés de la mayor parte de los medios de comunicación.

Desde Mundo Sin Guerras nos congratulamos que una mujer haya empezado a ser reconocida internacionalmente por perseverar en el impulso de una lucha no violenta. Pero recordamos que Aminatu Haidar no deja de representar a muchos compatriotas saharahuis, hombres y mujeres, que han apostado desde hace años por llevar a cabo esa actividad no violenta en el marco de una situación muy adversa.

Ha sido gracias a la perseverancia de todos ellos, manteniéndose, en todo momento, fieles a su línea de denunciar los graves abusos de la ocupacion marroquí sin caer en la trampa de la lucha armada, como Aminatu Haidar ha llegado a convertirse en un símbolo esperanzador, no sólo para su pueblo saharahui, sino para las demás naciones del mundo. Su camino es el único camino sensato. Y con sus últimas decisiones, Haidar ha demostrado, además, que es el camino más eficaz.

Porque la lucha no violenta no tiene nada que ver con la pasividad o la resignación. Aminatu Haidar ha conseguido no sólo alterar el "orden público" del aeropuerto de Lanzarote, sino alterar la conciencia del público y poner en evidencia las incoherencias tanto de las instituciones marroquíes como españolas.
De las marroquíes porque han expulsado de su propio país a una saharahui que, según ellos, es ciudadana marroquí. De las españolas porque han llegado al absurdo de aceptar la entrada de una "extranjera sin papeles" e impedir que pueda regresar a su casa, como es voluntad manifiesta de Aminatu Haidar.
Es decir, bajo el peso de la "Razón" de un estado como el nuestro que presume ser social, democrático y de derecho, se ha cometido la sinrazón de un secuestro.

Desde Mundo Sin Guerras nos llama la atención que, mientras en España celebramos la liberación de unos compatriotas y compañeros suyos secuestrados en la costa índica del continente africano, en la costa atlántica nuestro estado haya secuestrado a Aminatu Haidar impidiéndole volver a su tierra.