26 dic. 2007

La guerra es ilegal


Con el trasfondo de crisis ecológicas y el hecho que gran parte de la población mundial sufre extrema pobreza, condiciones inhumanas de trabajo y crecientes tensiones sociales, en el mundo cada año se gastan casi 1000 billones de dólares en armas y conflictos armados.



El complejo industrial bélico de unos pocos países del G8 es responsable de la gran parte de estos gastos con incalculables y trágicas consecuencias sociales y ecológicas.



La distribución injusta de reservas, controlada crecientemente por grandes consorcios multinacionales, la política de deuda, así como las condiciones comerciales injustas no podrían mantenerse sin el poder militar.



En diversos países se utiliza el poder militar para la opresión de la oposición crítica.



Los atentados del 11 de septiembre se utilizan cada vez más para justificar el control sistemático de la población y el desmantelamiento de los derechos constitucionales. Incluso estados europeos colaboraron en el establecimiento de cárceles secretas, al estilo Guantánamo, en las que probablemente se tortura.



Irak fue atacado en base a justificaciones falsas. Entre tanto, ya se cuentan cientos de miles de muertos y el país está en gran parte destruido, inestable y contaminado con munición de uranio de efectos cancerígenos.



En la actualidad se expresan públicamente planes de agresión contra Irán y la posibilidad de una nueva guerra mundial, a lo cual incluso las fuerzas moderadas dentro del poder militar expresan su oposición debido a las impredecibles consecuencias.



Confrontados a la alternativa entre una guerra que duraría varios años, según expresan políticos occidentales, o entre una transformación pacífica, apoyamos lo siguiente:


1. Un proceso de destitución contra el Presidente de los EE.UU. George W. Bush y el Vicepresidente Dick Cheney antes de las elecciones en los EE.UU. en noviembre del año 2008, exigido por gran parte de la población de los EE.UU y un grupo de congresistas. Además, un proceso ante la Corte Internacional de Justicia contra G. W. Bush, R. Cheney y otros responsables en diferentes países, por su participación en guerras de agresión en contra del derecho internacional y por crímenes contra la humanidad.



2. Una investigación internacional de los atentados terroristas del 11 de septiembre del año 2001. Estos fueron la justificación central de la "Guerra contra el Terror". Una cadena de indicios muestra que la declaración oficial del 11 de septiembre no corresponde a los hechos. Diversas personalidades del mundo de la ciencia, la cultura y la política, incluso ex-militares de alto rango han exigido nuevas investigaciones.



3. La retirada de las tropas de Afganistán e Irak y ninguna guerra con Irán. La proscripción internacional de la guerra como medio político, así como las misiones en el extranjero y la exportación de armas. En una sociedad civilizada debe estar prohibida toda forma de tortura.



4. Utilizar de forma inmediata los presupuestos militares aprobados en el desarrollo de energías ecológicas y duraderas. Con una fracción de los gastos de armamento anuales, como lo afirma la Oficina del Medio Ambiente de la ONU, se puede garantizar el abastecimiento de agua potable de toda la población mundial, la alimentación básica y la asistencia médica.



La base para estas exigencias es la declaración de renuncia a la violencia y la tolerancia frente a personas de cualquier origen o religión. Los sucesos históricos como p.ej. el holocausto nazi y las dos guerras mundiales deben recordarse siempre como consecuencia del racismo y las intrigas bélicas.



Solicitamos firmar esta declaración y divulgarla. Lo que podamos hacer depende de nosotros mismos.



¡La No Violencia es la fuerza que transformará al mundo!