3 ago. 2006

DESARME NUCLEAR MUNDIAL AHORA

A las 8:15 del día 6 de agosto de 1945 los Estados Unidos lanzaron la primera bomba atómica sobre la ciudad Japonesa de Hiroshima. Murieron más de 90.000 personas en ese momento, los daños ambientales, materiales y sicológicos aún se siguen sufriendo. Tres días más tarde una segunda bomba atómica fue lanzada sobre Nagasaki con un número de victimas similar. Bastaron solo dos bombas para destruir de inmediato la vida de más de 180.000 hombres, mujeres, ancianos, jóvenes y niños, sin contar los cientos de miles de víctimas que luego murieron por el cáncer y las enfermedades derivadas de esos ataques nucleares.

Hoy, a más de 60 años de esos hechos, se cree que esta amenaza no está presente y no se toma conciencia del peligro inminente que representa que algunos países mantengan arsenales atómicos y otros estén haciendo lo posible por fabricar este tipo de armamentos. Hoy en un maletín se puede portar una bomba nuclear 10 veces más poderosa que aquellas que asesinaron a los habitantes de esas ciudades.

Algunos gobernantes comienzan a hablar de nuevo de la utilización de este tipo de armas para solucionar conflictos y no hay Voz que exhorte hoy para el Desarme y la Paz Mundial.

Nosotros, diversos hombres y mujeres queremos lanzar nuestro clamor, que saltando por sobre los muros de la soberbia y la intolerancia, llegue hasta todos los gobernantes y líderes religiosos de toda nuestra tierra encendiendo la luz en sus mentes y corazones, para que a partir de hoy, luchen públicamente y dediquen todo su esfuerzo al desarme nuclear mundial, inmediato y total.

Pedimos desde lo más profundo de nuestros corazones y desde aquel lugar en que todos los seres humanos reconocemos nuestras similitudes por sobre nuestras diferencias, que aquellos que tienen el poder de la destrucción despierten al amor y a la compasión, recuperen la cordura y depongan la violencia, llevando la paz a todos los lugares de nuestro planeta. Pedimos entonces para que se escuchen estas palabras y estas aspiraciones puedan ser cumplidas.

Creemos profundamente que la Paz y la No Violencia es Fuerza.

Fotos del primer pedido público

Fotos del segundo pedido público

Si deseas participar, recibir más información o que te avisemos de nuevas actividades y movilizaciones, déjanos tus datos en msgysv@yahoo.es

MUNDO SIN GUERRAS Y SIN VIOLENCIA



Encuadre

En este proceso de mundialización acelerada que estamos viviendo y en un momento no muy lejano, los seres humanos tomaremos conciencia de que es posible y necesaria la convivencia pacífica y solidaria entre los pueblos, y dejaremos atrás la eliminación de unos a otros.

Consideramos que ha llegado la hora de ponernos en marcha de forma manifiesta en esa dirección para acabar con ese lastre que representan las guerras y que arrastramos desde el principio de los tiempos. Para la especie humana esto significará dar un paso decisivo que le permita salir de su prehistoria y entrar en la historia verdadera y cálidamente humana.

Las sociedades en que vivimos son fundamentalmente violentas porque los grupos de poder que las gobiernan se sustentan en valores discriminatorios y antihumanistas para dominar a los pueblos. Así, la repercusión de este sistema violento en la escala de lo cotidiano se manifiesta en un aumento creciente de la violencia en todas sus formas, no sólo la física, sino también la racial, religiosa, económica y sexual.

Conforme a esto, nuestra organización establece los siguientes objetivos generales y específicos.

Objetivos generales

1. Convertir en realidad la idea de “un mundo sin guerras”.

2. Fomentar relaciones sociales basadas en la no violencia, la tolerancia, la comprensión y la solidaridad.


3. Denunciar toda forma de violencia institucionalizada.


4. Crear espacios de acción, relación y convivencia en la base social basados en la no violencia.


Objetivos particulares

a) Promover el desarme, la desmilitarización proporcional y progresiva de los países, así como la reconversión del aparato militar-industrial.

b) Denunciar y luchar contra toda forma de violencia de los estados beligerantes, así como toda otra guerra larvada de este sistema, sean económicas, religiosas, raciales, generacionales o sexuales.

c) Difundir la no violencia activa como metodología útil para contrarrestar la creciente violencia que experimentamos en la vida cotidiana.

d) Difundir las ideas y actividades del Nuevo Humanismo