8 dic. 2009

Comunicado de Mundo sin Guerras y sin Violencia sobre la situación de Aminatou Haidar



Mundo sin Guerras y sin Violencia, organismo del Movimiento Humanista, está muy preocupado por la situación de la activista por los derechos humanos del pueblo Saharauí, Aminatou Haidar, quien se encuentra en huelga de hambre en el aeropuerto de Lanzarote desde hace más de 20 días, en demanda de regresar a su tierra de la cual fue expulsada por el gobierno de Marruecos.

Mundo sin Guerras y sin Violencia comparte plenamente la demanda de Aminatou Haidar de poder regresar a El Aaiún para unirse con sus seres queridos con garantías para su integridad física y de ejercer sus derechos fundamentales. Nosotros consideramos la demanda de Haidar como absolutamente justa y la apoyamos ya que ella lucha de acuerdo a nuestros principios, utilizando la metodología no violenta. La salud, incluso la vida de Haidar, está en serio peligro.

Los gobiernos de España y de Marruecos serán responsables por todo daño que vaya a sufrir esta mujer valiente en su lucha pacífica por la defensa de sus derechos y de los derechos de su pueblo

El Humanismo ha solicitado públicamente que para resolver los problemas internacionales, es necesario « respetar las resoluciones y recomendaciones de las Naciones Unidas ». En el caso del territorio del Sahara Occidental, la ONU ha pedido la realización de un referéndum popular sobre su situación futura, cosa que no ha sido hecha bajo argumentos inconcebibles para justificar el no respeto de las resoluciones.

Pero, por sobre la posible resolución del conflicto del Sahara Occidental, nosotros aspiramos a una Nación Humana Universal y, en ese sentido, aspiramos a que ninguna persona tenga necesidad de un permiso para viajar por los diferentes territorios y regiones de nuestro planeta. Nuestro valor principal es el ser humano, por encima de todo otro valor (el Estado, la Nación, un sistema o modelo económico cualquiera, el Dinero, etc.)

Una mujer valiente solicita regresar a su tierra, donde están sus seres queridos. Se llame a esta tierra de un modo u otro, eso es totalmente secundario.

Desde esta misma óptica nosotros defendemos el derecho de que toda persona de África tiene para desplazarse a Europa. Demandamos entonces, desde la misma postura del gobierno marroquí, que se le permita a Aminatu desplazarse como ella lo desee y la garantía de sus derechos fundamentales.