29 abr. 2010

Numerosos colectivos se movilizan contra la intromisión del sector privado en la sanidad

Víctor Rodríguez



En los últimos días, se han realizado diversas manifestaciones en varias ciudades de España en protesta por el proceso de privatización de la sanidad que se está viviendo prácticamente en todo el país. Han sido convocadas por numerosos colectivos sociales que, desde hace ya algunos años, trabajan en defensa de una sanidad gestionada en su totalidad por empresas públicas.

Image by: Betsabe Donoso
Contra la privatizacion de la sanidad pública

PressenzaMadrid, 2010-04-28Unas 10.000 personas participaron en la manifestación de Madrid el pasado 22 de abril. A pesar del silencio de los grandes medios de comunicación -ninguno de los diarios de mayor tirada se hizo eco de las movilizaciones-, el boca a boca e Internet están permitiendo mantener viva la llama de esta reivindicación.

Como ya ocurre desde hace bastantes años en otros sectores, como el de la educación, la sanidad española está viviendo un rápido proceso de privatización de su gestión, con todas las consecuencias que ello conlleva. La última de ellas es la amenaza del copago, una medida que ya funciona en algunos países europeos consistente en el cobro de una cantidad a los pacientes por cada visita al médico que realicen. En teoría, la función de ello es la de reducir las visitas innecesarias. Pero, en la práctica, sería la gente con menos poder adquisitivo –la que más cuidados necesita, en muchos casos- la que acabaría sufriendo la medida.

Para muchos, tanto el copago como la intromisión del sector privado en la gestión de la sanidad pública no es sólo innecesario, sino peligroso. Llevar la lógica del mercado al servicio sanitario parece acabar redundando en la degradación, en incluso en la desaparición, de aquellos servicios que no son rentables.

El porcentaje que se dedica en España a salud es de los más bajos de Europa, así que lo primero que solicitan los colectivos encuadrados en la denuncia de este conflicto es el aumento de esta partida. Por otro lado, es cierto que la media de visitas médicas por persona en España es sensiblemente mayor a la del resto de Europa, pero también lo es que en nuestro país, al contrario del resto, se contabilizan como visitas las realizadas para la dispensa de recetas. Si esto se tuviera en cuenta, la diferencia se reduciría significativamente.

Fotos