27 abr. 2010

Acuerdo de los pueblos en la Cumbre sobre el Cambio Climático



Iván Novotny



La Cumbre realizada en Bolivia con 40 mil representantes de 145 países estableció acuerdos para trabajar por el "camino de la armonía con la naturaleza y el respeto a la vida". Proclamaron la "paz entre los pueblos y con la Madre Tierra", el "reconocimiento del ser humano por lo que es y no por lo que tiene", entre otros principios.


PressenzaCochabamba, 2010-04-26


El Acuerdo de la I Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra será publicado en castellano y en inglés para difundir sus resultados en todo el mundo, informó el canciller boliviano, David Choquehuanca, a la agencia ABI.

El documento tendrá más de 70 páginas y resumirá el trabajo de los delegados de naciones indígenas y movimientos sociales de 142 países, además de representantes de Gobiernos y de organismos internacionales, que asistieron al encuentro contra el calentamiento global que se desarrolló en Bolivia, entre el 20 y 22 de abril último.

El documento final del acuerdo celebrado en la exitosa cumbre establece: "Hoy, nuestra Madre Tierra está herida y el futuro de la humanidad está en peligro. De incrementarse el calentamiento global en más de 2º C, a lo que nos conduciría el llamado "Entendimiento de Copenhague" existe el 50% de probabilidades de que los daños provocados a nuestra Madre Tierra sean totalmente irreversibles. Entre un 20% y un 30% de las especies estaría en peligro de desaparecer. Grandes extensiones de bosques serían afectadas, las sequías e inundaciones afectarían diferentes regiones del planeta, se extenderían los desiertos y se agravaría el derretimiento de los polos y los glaciares en los Andes y los Himalayas. Muchos Estados insulares desaparecerían y el África sufriría un incremento de la temperatura de más de 3º C. Así mismo, se reduciría la producción de alimentos en el mundo con efectos catastróficos para la supervivencia de los habitantes de vastas regiones del planeta, y se incrementaría de forma dramática el número de hambrientos en el mundo, que ya sobrepasa la cifra de 1.020 millones de personas.

Las corporaciones y los gobiernos de los países denominados "más desarrollados", en complicidad con un segmento de la comunidad científica, nos ponen a discutir el cambio climático como un problema reducido a la elevación de la temperatura sin cuestionar la causa que es el sistema capitalista.

Confrontamos la crisis terminal del modelo civilizatorio patriarcal basado en el sometimiento y destrucción de seres humanos y naturaleza que se aceleró con la revolución industrial. El sistema capitalista nos ha impuesto una lógica de competencia, progreso y crecimiento ilimitado. Este régimen de producción y consumo busca la ganancia sin límites, separando al ser humano de la naturaleza, estableciendo una lógica de dominación sobre ésta, convirtiendo todo en mercancía: el agua, la tierra, el genoma humano, las culturas ancestrales, la biodiversidad, la justicia, la ética, los derechos de los pueblos, la muerte y la vida misma. Bajo el capitalismo, la Madre Tierra se convierte en fuente sólo de materias primas y los seres humanos en medios de producción y consumidores, en personas que valen por lo que tienen y no por lo que son.

El capitalismo requiere una potente industria militar para su proceso de acumulación y el control de territorios y recursos naturales, reprimiendo la resistencia de los pueblos. Se trata de un sistema imperialista de colonización del planeta. La humanidad está frente a una gran disyuntiva: continuar por el camino del capitalismo, la depredación y la muerte, o emprender el camino de la armonía con la naturaleza y el respeto a la vida. Requerimos forjar un nuevo sistema que restablezca la armonía con la naturaleza y entre los seres humanos. Sólo puede haber equilibrio con la naturaleza si hay equidad entre los seres humanos.

Planteamos a los pueblos del mundo la recuperación, revalorización y fortalecimiento de los conocimientos, sabidurías y prácticas ancestrales de los Pueblos Indígenas, afirmados en la vivencia y propuesta de "Vivir Bien", reconociendo a la Madre Tierra como un ser vivo, con el cual tenemos una relación indivisible, interdependiente, complementaria y espiritual. Para enfrentar el cambio climático debemos reconocer a la Madre Tierra como la fuente de la vida y forjar un nuevo sistema basado en los principios de:

• armonía y equilibrio entre todos y con todo

• complementariedad, solidaridad, y equidad

• bienestar colectivo y satisfacción de las necesidades fundamentales de todos en armonía con la Madre Tierra

• respeto a los Derechos de la Madre Tierra y a los Derechos Humanos

• reconocimiento del ser humano por lo que es y no por lo que tiene

• eliminación de toda forma de colonialismo, imperialismo e intervencionismo

• paz entre los pueblos y con la Madre Tierra".