30 sept. 2011

Cuando las poblaciones piden ‘pan’ y reciben ‘tortas’




En diferentes momentos, desde las 18:00 h. de la tarde hasta el inicio del "símbolo humano de la no-violencia", algunos organismos del Movimiento Humanista que trabajan en diferentes áreas sociales y culturales, realizarán actividades participativas en las que de alguna manera evidenciarán las diferentes formas de violencia que se encuentran en el desarrollo de sus acciones.

La violencia económica, racial, religiosa, sexual, sicológica… han sido insistentemente objeto de denuncia y esclarecimiento por el humanismo. Al igual que a los humanistas históricos, esto le ha valido la persecución de todo tipo de inquisidores cuando éstos se han sentido cuestionados y señalados en sus métodos.

Pero hoy son, además, amplias poblaciones indignadas las que señalan a los poderes violentos y de nuevo los poderosos, acorralados, se atrincheran en la mentira, la difamación y la represión. Se tornan más peligros, más groseros en sus declaraciones y más fundamentalistas en sus métodos.

Y es aquí, más que nunca, cuando la no-violencia toma sentido.

Porque la violencia siempre busca justificaciones, y los poderosos siempre esperan una respuesta a sus provocaciones que justifique sus represiones, descalificaciones y la permanencia en el poder.

Pero la no-violencia no necesita justificarse, es tal porque no tolera la violencia, se asquea de la violencia. La no-violencia siempre encuentra la valentía y la inteligencia necesarias para seguir avanzando a pesar de los impedimentos.