20 nov. 2010

Cumbre de la otan en Lisboa

Ayer, 19 de noviembre, se reunieron en Lisboa los 28 líderes de los países miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte, más el Premio Nobel de la Paz, el presidente estadounidense Barack Obama y Dmitri Medvédev, su par de Rusia.. Celebran  una cumbre con “la ambiciosa meta de proyectar un nuevo concepto estratégico de la OTAN, el primero en más de 10 años”, según declaró el secretario general, Anders Fogh Rasmussen..

Recodemos que la Organización del Tratado del Atlántico Norte surgió (1949) en plena Guerra Fría -enfrentamiento de Estados Unidos y sus aliados con el bloque de la Unión de Republicas Socialistas Soviéticas (URSS) y que su creación determinó que la URSS contestara con la alianza denominada  Pacto de Varsovia (1955). En ambos casos se trató de poderosas fuerzas militares dotadas de armamento nuclear y lo más avanzado del armamento convencional.

Un columnista reflexiona hoy (ver enlaces al final de la nota) “El primer secretario general de la OTAN, Lord Ismay, dijo que la idea original de la alianza era «mantener a los soviéticos  fuera, a los americanos dentro y a los alemanes abajo». La Unión Soviética ya no existe, Alemania no plantea amenaza alguna y para EEUU Europa no es un punto de referencia central. ¿Qué hacer, entonces, con la OTAN?”

Las preguntas claves de hoy son: ¿para qué sumar aliados entre los ex – enemigos si la URSS y el Pacto de Varsovia desaparecieron en 1991? Incluso Rusia, principal heredera del bloque comunista adoptó al capitalismo y coquetea con la OTAN.  Aparentemente los temas que  aparecen en agenda son la “retirada escalonada de Afganistán, el escudo de defensa antimisiles promovido por Estados Unidos, la reforma presupuestaria y las relaciones con Rusia”. Si hacemos memoria esos temas estuvieron en la agenda de la última reunión junto a otros que tampoco fueron los fundamentales que se trataron.

Para muchos analistas es evidente que hay dos agendas: la que se viene discutiendo desde febrero y está casi a la firma y otra con previsiones muy diferentes elaboradas por el grupo de “sabios” encabezados la ex secretaria de Estado de EEUU, Madeleine Albright. Según esta lectura, la hipótesis actual de conflicto de la OTAN es -no sólo Asia, no sólo China- sino el mundo entero. Eso parece ser el alcance del concepto “OTAN globalizada” o “Nueva OTAN”: instalar bases para tener al alcance de sus armas a todos los países del mundo que no aceptan el imperialismo de los Estados Unidos. Esto es lo que se denomina “reformulación estratégica de la OTAN” y es lo que difícilmente exponga la prensa controlada por el dinero. Por ejemplo: un cable de la agencia PL recalca hoy que “El primer ministro de Portugal, José Sócrates, otorgó significación histórica a la cumbre por la nueva doctrina estratégica de la alianza y el acercamiento a una cooperación con Rusia”.

La tesis de la expansión de una OTAN al servicio del imperialismo de los EE.UU. tiene como correlato el avance hacia el Atlántico Sur, una contradicción con el nombre original que especifica que es “del Atlántico Norte”. Por eso, usan el concepto de “atlantización” para referirse a avance hacia el sur. La “atlantización” ha sido definida por expertos como “el traslado del centro de gravedad continental del Mediterráneo al Atlántico”. Otros señalan que esa expansión de la OTAN “permitiría a esta organización intervenir en cualquier parte del mundo bajo variados pretextos”. La letra chica establecería “una gama de misiones mucho más amplias, desde la lucha contra el narcotráfico hasta la seguridad energética, cambio climático y la seguridad colectiva, o sea, la cooperación con socios apropiados para solucionar conflictos en cualquier región del planeta”. Sabemos que pretextos no le faltan a los Estados Unidos sobre todo para actuar en “naciones que también son ricas en petróleo”.  Y, agregamos nosotros, para aquellos países que también lo son en recursos vitales como el agua y otros.
Tras las invasiones de Estados Unidos en Afganistán (2001) y a Irak (2003), fuerzas de la OTAN se han trasladado a esos países; a la inversa también hay casos: la base británica en las islas Malvinas, territorio argentino ocupado, es  una base de la OTAN.

De todos modos es posible que la información que llegue al público acerca de la reunión cumbre de la OTAN en Lisboa el 19 y 20 de noviembre se refiera a cuestiones no falsas pero sí distantes de la verdadera estrategia de la OTAN. Por eso, habrá que estar más atentos a lo que hacen que a lo que dicen.

Las primeras  informaciones que llegaron hoy al mediodía, acerca del primer día de sesiones, ha sido francamente vacua pero hubo reiterados comentarios acerca del clima de “excitación y nerviosismo” que se vivía en el ambiente diplomático. Un estado de ánimo exagerado si se piensa que esta cumbre decidirá poco más que pedir ayuda a Rusia para abastecer las tropas de la OTAN que comenzarán a retirarse en el verano boreal. Hay indicadores de que esta vez pondrán el grito en Asia y el huevo en Latinoamérica.

Luis A. Ammann
http://www.gara.net/paperezkoa/20101119/232964/es/Un-caso-crisis-identidad-OTAN-30

http://www.atimes.com/atimes/South_Asia/LK18Df02.html