9 dic. 2010

Cumbre mundial del clima: "El derecho de la humanidad a existir"

Wilka (seudónimo de Alvaro Zarate)

La hora de la verdad... Ha llegado el momento de todos


Willka, Cumbre del clima en Cancún, 09/12/2010

A los hermanos y hermanas  hoy el futuro de la Humanidad se encuentra en la hora de la verdad. Hasta hace poco debatíamos y discutíamos que sociedad era la adecuada para que viviéramos, hoy discutimos si la humanidad sobrevivirá. No se trata de frases dramáticas, son hechos reales, lo ultimo que pueden perder los seres humanos son la fe, la esperanza.

Desde Cancún desde las Tierras de los Pueblos del Águila, Mañana ya será demasiado tarde para hacer lo que debimos haber hecho hace mucho... Con la verdad en la mano, hombres y mujeres de todas partes de todas las edades libraran en todas partes de esta adolorida Humanidad la mas ejemplar batalla de resistencia a las viejas estructuras de una Cultura de Muerte, Guerra y Violencia Genocida, y ofrecerán al mundo una gran lección emergente de la Nueva Espiritualidad producto de una Cultura de Vida, Paz y Dialogo fraterno.

Por las calles se puede ver en las paredes una de ellas "No Cambien el Clima Cambien el Sistema" y otra "Si el Clima fuera un Banco ya lo hubieran salvado". Como en Copenhague el clima no es el mejor donde nuevamente un gran numero de lideres y miles de representantes de los movimientos sociales e instituciones científicas reunidos y decididos a luchar por preservara a la humanidad del mayor riesgo de su historia. Donde las fuerzas policiales no permiten las discusiones científicas y teóricas sobre el derecho a la Madre Tierra a  existir como sujeto de derechos.

El concepto de Madre Tierra o Madre Naturaleza tiene sus raíces en la gran mayoría de pueblos indígenas de todo el mundo. El calificativo de "Madre" tiene precisamente el objetivo de connotar una relación de respeto y de reconocimiento de nuestro origen. La Madre Tierra es la fuente de la vida de todo lo que existe, incluidos los seres humanos. En la visión indígena la naturaleza no es un objeto inerte, una fuente de recursos, sino, nuestro hogar con el cuál los seres humanos estamos emparentados. De ahí las diferentes practicas de agradecimiento a la Madre Tierra de los pueblos indígenas que tienden a crear una relación de hermandad con las aves, las montañas, los ríos, el viento y todos los seres que nos rodean. La Madre Tierra es sabia, está viva y es sagrada. Los pueblos son parte de ella y deben vivir en armonía con ella. La Tierra es un sistema que articula lo físico, lo químico, lo biológico y lo humano de forma interdependiente. La vida es parte y producto de este sistema.

James Lovelock, Lynn Margulis, Elisabet Sahtouris, José Lutzenberg y otros, a partir de los años 70 del siglo pasado, propusieron la visión de la vitalidad de la tierra, según la cual la atmósfera actual no resulta solamente de mecanismos físicos, químicos y de fuerzas directivas del universo, sino principalmente de la interacción de la vida misma con todo el entorno ecológico. De esta interacción resulta que la atmósfera es un producto biológico.  La sinergia de los organismos vivos con los elementos de la Tierra va creando y manteniendo el habitat adecuado que denominamos biosfera, por lo que la Tierra misma esta viva.

La Organización de las Naciones Unidas lo asumió el 22 de abril del 2009 al Declarar el Día Internacional de la Madre Tierra: "Madre Tierra es una expresión común utilizada para referirse al planeta Tierra en diversos países y regiones, lo que demuestra la interdependencia existente entre los seres humanos, las demás especies vivas y el planeta que todos habitamos," Según la Resolución 63/278 de las Naciones Unidas "la Tierra y sus ecosistemas son nuestro hogar, y (…) para alcanzar un justo equilibrio entre las necesidades económicas, sociales y ambientales de las generaciones presentes y futuras, es necesario promover la armonía con la naturaleza y la Tierra".

La Tierra y Humanidad son parte de un vasto universo en evolución y que poseen el mismo destino, amenazado de destrucción por la irresponsabilidad y por la falta de cuidado de los seres humanos, y que la Tierra forma con la Humanidad una única entidad, compleja y sagrada, como queda claro cuando se la ve desde el espacio exterior, y que, además, la Tierra es viva y se comporta como un único sistema autorregulador formado de componentes físicos, químicos, biológicos y humanos que la hacen propicia a la producción y reproducción de la vida y que por esto es nuestra Gran Madre y nuestro Hogar común.

Tomando en cuenta que la Madre Tierra es compuesta por el conjunto de los ecosistemas en los cuales generó una multiplicidad magnífica de formas de vida, todas interdependientes y complementarias, formando la gran comunidad de vida, y que existe un lazo de parentesco entre todos los seres vivos por que todos son portadores del mismo código genético de base que funda la unidad sagrada de la vida en sus múltiplas formas y que, por lo tanto, la Humanidad es parte de la comunidad de vida y el momento de conciencia y de inteligencia de la propia Tierra haciendo que el ser humano, hombre y mujer, sea la misma Tierra que habla, piensa, siente, ama, cuida y venera.

Todos los seres humanos con sus culturas, lenguas, tradiciones, religiones, artes y visiones de mundo constituyen la única familia de hermanos y hermanas con igual dignidad e iguales derechos, y que la Madre Tierra providenció todo lo que necesitamos para vivir y que la vida natural y humana depende de una biosfera saludable, con todos los ecosistemas sostenibles, con agua, bosques, animales e incontables microorganismos preservados, y, además, que el creciente calentamiento global y puede poner en riesgo la vitalidad y la integridad del sistema Tierra y que graves devastaciones pueden ocurrir afectando millones y millones de personas y eventualmente inviabilizar la supervivencia de toda la especie humana.

Recordando que hay que renovar y orgánicamente articular el contrato natural con el contrato social que ganó un rol de exclusividad y que propició el antropocentrismo e instauró estrategias de apropiación y dominación de la naturaleza y de la Madre Tierra ya que el modo de producción vigente en los últimos siglos y actualmente globalizado no ha conseguido atender a las demandas vitales de los pueblos, generando más bien un foso profundo entre ricos y pobres. La conciencia de la gravedad de la situación crítica de la Tierra y de la Humanidad hace imprescindibles cambios en las mentes y en los corazones como lo subraya con énfasis la Carta de la Tierra, y que se forje una coalición de fuerzas alrededor de valores comunes y principios inspiradores que sirvan de fundamento ético y de estímulo para prácticas que busquen un modo sostenible de vivir.

Junto con la Tierra y la biosfera, es la Humanidad como un todo el más alto Bien Común de la Tierra y de la Humanidad. Ella no es la suma de los individuos de la especie humana. Por el hecho de que esta especie sea esencialmente social nace la humanidad como el conjunto de relaciones de todo tipo que se establecen entre las personas, instituciones, etnias y culturas. Constituye un error y una ilusión repartir la humanidad en entidades diferentes por naturaleza o por categorías heterogéneas, por que todos tenemos un mismo origen común. Todos somos Hijos de la Madre Tierra y corresponsables de su cuidado y gestión.

Desde Bolivia donde se vivieron 500 años de modelos de desarrollo que crearon un país con la mayor desigualdad en América. Desde la colonia existió una resistencia continua de los pueblos indígenas, un deseo de éstos de volver a ser dueños de sus territorios y  dueños  de  sus  decisiones.  esta  resistencia terminó con la muerte de Tupac Katari en 1789, después de un cruento enfrentamiento entre los españoles colonizadores y los pueblos indígenas reunificados y en consonancia con los movimientos de reivindicación indígena del Perú de Tupac Amaru  este hito histórico nos recuerda la frase emblemática de Tupac Katari en el momento de su apresamiento y antes de ser descuartizado: " A mi solo me matareis, Mañana Volveré y Seré Millones". Con esta proclama, Katari, protagonista histórico de la lucha indígena, anunció la recomposición de su pueblo y la reconquista de sus territorios. Hay una larga memoria de resistencia desde la época colonial hasta la República.  Bolivia es una tierra donde los pututus anuncian las victorias indígenas, con Zárate Willka desde el Movimiento Indígena se va traspasando sus ideas como un movimiento de reivindicación de la identidad indígena desde todos los sectores proyectándose al mundo.

A nuestros opresores de siempre les tocará obedecer nuestras leyes naturales pero nuestras leyes naturales y comunitarias no serán para esclavizar ni discriminar a ningun ser humano, sino que nosotros pondremos la 'ley comunitaria', de igualdad de derechos para todos los que viven y trabajan con honradez en nuestra Madre Tierra.  Los aimaras no estamos enfermos con un crudo "racismo indio", no planteamos la lucha de razas de ninguna manera, entiéndanlo bien: aquí nadie está labrando un movimiento racial, nuestros planteamientos no tienen nada de irracional y mucho menos tienen 'rasgos medulares del pensamiento fascista' europeo, como algunos intrusos doctorcillos o como el europeizado Premio Nobel Vargas Llosa estúpidamente esgrimen para tratar de desprestigiar, ensuciar y tergiversar el verdadero 'Socialismo -Comunitario' que llama a la lucha de las Naciones Originarias al lado de las banderas de la lucha de los Pueblos del Mundo .

"Hemos Fracasado pero Insistimos y seguiremos fracasando una y mil veces porque montamos en alas de un pájaro llamado "intento" que vuela mas allá de nuestras frustraciones, las debilidades y pequeñeces" acá parafraseo al Maestro Silo y su profundo mensaje desde el Aconcagua y continuaremos la lucha y exigiremos en todos lados, el derecho de la humanidad a existir y la fuerza que nos otorga la verdad, y que es a nuestro juicio el único camino. En estas horas me recuerdo que en Córdoba Argentina, hace precisamente un mes estábamos recolectando firmas para la Cumbre en Cancún  junto a nuestros amigos humanistas y otros visionarios le prometíamos a la gente defender y luchar por la Madre Tierra hoy junto a la whiphala y una bandera naranja del Partido Humanista nos hacen recuerdo a cada momento de esa promesa.

¡¡¡¡¡Pachamama o Barbarie¡¡¡¡¡