17 mar. 2008

Denuncia represión del gobierno chino al pueblo tibetano

Desde hace algún tiempo asistimos a una sangrienta represión en Tíbet, organizada por el Gobierno Chino. Este conflicto China-Tíbet dura desde 1949, año en el que Mao Zedong declara la creación de la "República popular de China".

Desde esta fecha, las guerras y las rebeliones nunca han cesado, ni tampoco las represiones sangrientas, como la del 20 de marzo de 1959 en la que el general Tan Guansan decide atacar a Lhassa, después de la fuga del Dalaï Lama en exilio. Como se sabe, algunas cifras dan más de 10.000 muertes y miles de prisioneros durante 3 días de locura fatal.



Una de la consecuencias dramáticas de este conflicto, además del sufrimiento impuesto a todo un pueblo, es la desaparición progresiva de la cultura Tibetana : monasterios dinamitados, textos religiosos quemados, mujeres Tibetanas esterilizadas, etc... y la colonización impuesta por millones de chinos, que son hoy más numerosos en Tíbet que los Tibetanos.



Hoy, junto a esta nueva rebelión reprimida con sangre, se escuchan las eternas posiciones hipócritas y escandalosas adoptadas por los Estados Unidos o la Unión Europea:



¡"Pidieron a China que demostrara más moderación"!

Los humanistas exigen:



Que el Gobierno Chino termine inmediatamente con esta cruel represión y que inicie un proceso de negociación con el Gobierno Tibetano en exilio.



Que tenga en cuenta la aspiración profunda del pueblo Tibetano, que no deja de reclamar la independencia del Tíbet, desde que su país fue anexado por China. Este deseo de independencia es legitimado simplemente por el derecho inalienable y legítimo de todo pueblo a querer preservar su cultura y a querer decidir sobre su propio destino.



Pedimos finalmente a los Gobiernos de ejercer presión para acabar con esta represión y para ayudar a los Tibetanos a hacer triunfar sus aspiraciones legítimas. En caso de negarse el gobierno chino, pedimos a estos mismos Gobiernos y tambien a los deportistas de boicotear los juegos olímpicos de Pekín que se desarollarán en agosto del 2008.



¡La no violencia es la única salida!

No hay comentarios: