28 nov. 2012

Día mundial del sida 2012
  
Mundo sin Guerras y sin violencia se suma al llamamiento internacional y a las distintas acciones que se han organizado en la comunidad autónoma canaria con motivo de este día. Así, nuestra asociación, quiere implicarse de forma activa en difundir y sensibilizar a toda la población sobre los logros alcanzados y los retos pendientes para reducir el impacto de la epidemia. 

El próximo día 1 de diciembre de 2012 debe ser un día de acción comunitaria para fomentar la concienciación pública y la implicación de la sociedad en la respuesta frente al VIH. Este año con especial énfasis en los retos pendientes y en el trabajo conjunto entre los distintos agentes implicados. 

Desde el inicio de la epidemia se han conseguido logros muy importantes, pero es cierto que quedan otros muchos por los que continuar trabajando, y otros nuevos, que debemos abordar para continuar avanzando. En este sentido, se trabaja para mantener los mensajes sobre las medidas de prevención, fomento al acceso del diagnostico precoz y a los servicios sanitarios, disminuir el retraso diagnostico y aumentar la adherencia al tratamiento, para mejorar la esperanza y calidad de vida de las personas infectadas por el VIH. Asimismo, se debe continuar investigando en la búsqueda de vacunas que eviten la infección o eliminen el VIH del organismo. 

Aunque la estigmatización y la discriminación han disminuido a lo largo de los años, todavía están presentes en algunos ámbitos, especialmente en el mundo laboral. Por lo tanto, es imprescindible dirigir esfuerzos para garantizar los derechos sociales y laborales y avanzar en la normalización de la infección. La experiencia nos ha demostrado que los programas y estrategias frente al VIH consiguen mejores resultados cuando se fundamentan en los derechos humanos e implican a la población afectada. La continuidad y perseverancia en las políticas en respuesta al VIH es fundamental y deben incluir a las poblaciones más vulnerables. 

Esta jornada es una buena oportunidad para hacer participe a toda la población de la necesidad de disminuir la discriminación y trabajar conjuntamente en la respuesta frente al VIH, aprovechando las ventajas de las nuevas tecnologías de la información y comunicación.